LOS CHINOS CAMBIAN A EEUU POR EUROPA PARA INVERTIR EN LA INDUSTRIA AUTOMOTRIZ