NUESTRA ADICCIÓN AL HORMIGÓN, UN DESASTRE PARA EL PLANETA