LA GUERRA POR LA VIDA: DOS POSTURAS ANTAGÓNICAS