JOSH CLARK, EL HOMBRE AL QUE NO LE GUSTABA EL EJERCICIO Y QUE PUSO A CORRER A MILLONES DE PERSONAS EN TODO EL MUNDO