BRASIL: UN ESTADIO LLENO DE CADÁVERES AL AÑO