CON EL SELLO CORDOBÉS, EL GARBANZO SE ABRE AL MUNDO