SANTA CRUZ: LA POLÍTICA CHIQUITA Y MEZQUINA DEL FPV SE FILTRA HASTA EN LA LUZ