Por la sequía, que fue seguida de copiosas lluvias los últimos meses, las pérdidas ascienden a u$s 2.500 millones por el grano sin levantar.

LA CAMPAÑA DE SOJA FUE UN 30% MENOR QUE EN 2017