POCA AGUA, MUCHA GASEOSA: ESTUDIO REVELA QUÉ TOMAN LOS NIÑOS MENDOCINOS