A nadie le gusta sentir asco, pero sentir repugnancia por ciertas cosas también tiene sus beneficios.

LAS 6 COSAS QUE NOS DAN MÁS ASCO (Y POR QUÉ NOS PROTEGEN DE LAS ENFERMEDADES)