LOS JÓVENES QUE SE QUEDAN EN VENEZUELA