UE DISPUESTA A PERMITIR QUE SUS EMPRESAS SIGAN NEGOCIANDO CON IRÁN