SANZ Y MONZÓ, OTRA VEZ EN LA “MESA CHICA” DE MACRI