La negativa de dar su consentimiento establece un choque constitucional sin precedentes entre Edimburgo y Londres

EL PARLAMENTO DE ESCOCIA VOTA EN CONTRA DE LA LEY DEL BREXIT