LA DEVALUACIÓN DEL PESO EVITÓ QUE LA SOJA ARGENTINA COPIARA LAS BAJAS EXTERNAS