EN LA SELVA BOLIVIANA, UN AMOR A LA MÚSICA Y UN LEGADO JESUITA