LA REVUELTA QUE FRANCIA AÚN DESCIFRA