LA DIMISIÓN DEL DIRECTOR DE WPP PONE EN JAQUE A LA MAYOR COMPAÑÍA PUBLICITARIA DEL MUNDO