“EL TWITTER DE CARRIÓ ES SU TERMÓMETRO”, DICEN CERCA DEL JUEZ