EL GOBIERNO Y SU MEDIDA MORAL