EL CRIMEN QUE ATERRA AL PAÍS MÁS SEGURO DEL MUNDO