La decisión judicial de nombrar a Barrionuevo como nuevo presidente justicialista conmovió a una fuerza ya en crisis.

PATEAR EL HORMIGUERO