LOGRAN, POR PRIMERA VEZ, UN ATISBO DE LA CUARTA DIMENSIÓN EN LABORATORIO