LA PRIMERA FASE DE CONSULTAS NO ROMPE EL BLOQUEO POLÍTICO EN ITALIA