LO QUE PODEMOS APRENDER DE LA INNOVACIÓN FALLIDA DE LOS FARAONES