Lifschitz no logra sacar la reforma para buscar un segundo mandato y el PRO no tiene un candidato fuerte.

PEROTTI CREE QUE LLEGÓ SU MOMENTO PARA GANAR SANTA FE