Los aportes de agua fueron escasos. Un 70% de la Pampa Húmeda está afectada y podrían perderse U$S 3.000 millones.

LAS LLUVIAS DEL FIN DE SEMANA NO ALCANZARON A MEJORAR LA SOJA Y EL MAÍZ