EL HALLAZGO DE UNA BOMBA DE LA II GUERRA MUNDIAL OBLIGA A CERRAR EL AEROPUERTO DE LONDRES