FARIÑA, VANDENBROELE, LANATTA Y ALVAREZ: EL CLUB DE LOS ARREPENTIDOS