LA FORMA EN LA QUE CONDUCÍS DICE MUCHO DE TU PERSONALIDAD