PAPA BENEDICTO XVI, LA DIMISIÓN COMO PROGRESO