EL FRACASO DEL DIÁLOGO EN VENEZUELA: UN PASO MÁS HACIA EL ABISMO