Los fondos que financia la principal fiesta nacional vienen del «bicho» un popular juego ilegal

EL CARNAVAL BRASILEÑO DA TREGUA A LA LAVACOCHES, PERO NO DEJA DE VIVIR DE CORRUPCIÓN