ALGORITMOS, LA MANO INVISIBLE DE LOS MERCADOS