LOS DESACUERDOS ENTRE REINO UNIDO Y LA UE DEJAN EN EL AIRE LA TRANSICIÓN POST-BREXIT