LA CRISIS GOLPEA A LOS COMERCIOS CIPOLEÑOS