EL ACERCAMIENTO ENTRE LAS COREAS, ¿UN JUGUETE EN LAS MANOS DE WASHINGTON