COLAPSO MUNDIAL Y UN CISNE NEGRO EN WALL STREET: DÓLAR, MERVAL Y BONOS ARGENTINOS