¿NECESITAMOS SITUACIONES EXTREMAS PARA VALORAR LA VIDA?