OPTIMISMO Y SALUD: ¿CUÁL ES SU RELACIÓN?