MERKEL SE PREPARA PARA UN DIFÍCIL CUARTO MANDATO