LA INDUSTRIA ARMAMENTÍSTICA DISPARA SUS VENTAS EN EL PRIMER AÑO DE DONALD TRUMP