LA NUEVA EMBAJADA DE EEUU EN LONDRES, UNA FORTALEZA EN EL OJO DEL HURACÁN