POR QUÉ LAS MUJERES SON MÁS RESISTENTES QUE LOS HOMBRES