LA EUROPA DEL SUR INSISTE EN PEDIR AYUDA PARA BLINDAR EL MEDITERRÁNEO