LOS PRESIDIOS BRASILEÑOS, UNA ANTOLOGÍA DE VIOLENCIA QUE NO CEDE