EL FMI CREE QUE EL DÓLAR TENDRÍA QUE ESTAR A 22 PESOS PARA EQUILIBRAR EL BALANCE EXTERNO