KIM JONG-UN, UN DICTADOR MUY HÁBIL Y POCO ERRÁTICO