Alemania sigue sin tener un Gobierno tres meses después de las elecciones, algo que afecta a su imagen en la arena internacional.

MERKEL INTENTA FORMAR UNA COALICIÓN, MIENTRAS QUE LOS ALEMANES NO QUIEREN VERLA EN NUEVAS ELECCIONES