LAS TRES POSTURAS QUE DIVIDEN AL GOBIERNO FRENTE A LA REFORMA LABORAL